|
| | | Versión móvil |
Twitter Facebook You Tube
 
GOBBC
INICIO TRÁMITES Y SERVICIOS GOBIERNO TEMAS GENTE NUESTRO ESTADO SALA DE PRENSA TRANSPARENCIA
Inicio » Nuestro Estado » Historia » PERSONAJES HISTÓRICOS
 
 
Nuestro Estado »
line
Municipios
Cultura
Gastronomía
Historia
Infraestructura
Mapas
Población
Recursos Naturales
Tradiciones
Ubicación Geográfica

 

Historia
Personajes Históricos

Tomás de la Peña Saravia

Nació en Brizuela, Burgos, España, en 1743; murió en la ciudad de México en 1806. Entró a la Orden de los Hermanos Menores (franciscanos) en Santander, el 13 de noviembre de 1762. Partió para las misiones americanas en 1769. LLegó al Colegio de San Fernande de México y fue destinado a California. Después de muchos contratiempos en alta mar, arribó a Loreto en noviembre de 1771.

Fue asignado a la misión de San José de Comondú, donde sirvió hasta septiembre de 1772, cuando salió para San Diego. Fue Misionero en esta localidad hasta el 26 de septiembre de 1773. Este año acompañó a Fray Francisco Palóu a San Luis Obispo. Ahí trabajó hasta el 11 de junio de 1774. A bordo de Santiago, bajo el mando de Juan Pérez, fue capellán, junto con fray Juan Crespí, de la exploración islas de Reina Carlota. Volvió a San Carlos Barromeo el 24 de agosto de 1774 y trabajó ahí hasta 1776. Después fue enviado a la fundación de San Francisco de Asís, el 9 de octubre; y con fray José Murguía, al establecimiento de misión Santa Clara de Asís, el 12 de enero de 1777. Sirvió en este centro hasta enero de 1794, cuando por razones de salud fue retirado al colegio de San Fernando de México, al que se incorporó el 21 de diciembre. Fue consejero en esta casa y procurador de las misiones de California hasta su muerte.

Juan José Pérez Hernández

Nació en Mallorca, España en fecha que se ignora; murió en la costa de California el 3 de noviembre de 1775. Piloto de las naves de la ruta a Filipinas, llegó a San Blas en 1768 con el visitador José de Gálvez. Ascendido a alférez de fragata, se le puso al mando del San Antonio, con la misión de ocupar la Alta California. Partió de cabo San Lucas en febrero de 1769 y llegó a San diego en abril, luego de superar varias contingencias.

Después de explorar la costa de California y asegurar su establecimiento desde San Blas, el virrey Antonio María Bucareli y Ursúa le confió el barco Santiago, construido en el puerto nayarita, con órdenes de navegar por el litoral del Pacífico hasta los 60 grados de latitud norte y tomar posesión de las tierras septentrionales en nombre del rey Carlos III. Partió de San Blas el 24 de enero de 1774, descubrió el puerto de Nutka y la isla de Reina Carlota, alcanzó los 55 grados el 22 de julio y, falto de provisiones, tuvo que volver a Monterrey el 27 de agosto. A causa de que no cumplió íntegramente su encargo, se organizó una segunda expedición a las órdenes de Bruno de Hezeta y Juan Francisco de la Bodega y Quadra. Pérez Hernández fue el piloto de De Hezeta, a bordo del Santiado; zarpó de San Blas el 16 de marzo de 1775, el 12 de agosto llegó a los 49 grados 30 minutos y regresó a Monterrey y el 29 del mismo mes.

El 1 de noviembre prosiguió el viaje rumbo a San Blas, pero murió en el camino y su cuerpo fue entregado al mar.

Francisco María Píccolo

Nació en Palermo, Italia, el 25 de marzo de 1654; murió en Loreto, Baja California, el 22 de febrero de 1729. Entró a la Compañía de Jesús en 1673. Llegó a Nueva España en 1684 y pasó a las misiones del norte. Durante 13 años desarrolló una intensa y extraordinaria labor misionera en la sierra Tarahumara, donde profesó en 1689. En 1697 acompañó a Juan María de Salvatierra en la fundación de Loreto (25 de octubre) y en 1699 estableció el segundo centro de evangelización, San Francisco Javier Viggé-Biaundó.

En 1701 viajó a Guadalajara y México, donde escribió Informe del estado de la nueva christiandad de California, que pidió por auto la Real Audiencia de Guadalajara (1702), impreso destinado a los poderes civiles y eclesiásticos para convencerlos de la importancia de la nueva empresa y animarlos a brindarle apoyo económico. En él se habla del estado en que se encontraban las misiones y de la geografía, flora y fauna de la región. Se tradujo al francés junto con un mapa del padre Eusebio Francisco Kino: Passage pour terre a la Californie... 1698-1701, publicado por primera vez en Letter édifiantes et curieuses, écrites des missions étrangeres par quelques missionaires de la Compagnie de Jésus (París,1705). De nuevo aparecieron el Informe y el mapa con una carta de M. de L'Isle, en "Touchant la Californie" , publicado en Recueil de voyages au nord contenant divers mémoires trés utiles au commerce et á la navigation (Amsterdam, 1815). Asimismo, se tradujo al inglés tomado de los Lettres, con el mapa de Kino, en Philosophical transactions (Londres, 1743), y en Travels of the jesuits into various parts of the world, compilados por Lockman (Londres, 1743), y reimpresos con el título A concise account of the Spanish dominion of America (Londres, 1762).

El Original de este importante documento cartográfico lo encontró el historiador Herbert E. Bolton, en el Archivo General de Indiad (Sevilla) y lo reprodujo en Kino's historical memoir of Primeria Alta (Cleveland, 1919). Al volver a California el 28 de octubre de 1702, se dedicó a la exploración de nuevos sitios, y en Guaymas para establecer un sistema de abastecimiento desde Sonora. En 1705 fue nombrado visitador de las misiones de Sonora y California, y en 1709 participó en la fundación de Santa Rosalía de Mulegé, donde sirvió hasta 1718. En ese año se transladó a Loreto.

Pedro Porter y Casanate

Nació en Zaragoza, España, en 1611; murió en Concepción, Chile, en 1662. De formación universitaria, en 1627 participó en la guerra contra Francia, en la armada de Fradique de Toledo Ossorio; en 1628 conbatió contra los turcos en Finisterre y Sanlúcar de Barrameda, en 1629 y 1630 luchó contra los ingleses en el Caribe, en 1631 ascendió a alférez, en 1632 sirvió en la flota de Antonio Oquendo en la Indias y en 1634, al ser promovido a capitán, navegó a isla Margarita y Cartagena de Indias.

Publicó Reparo a errores de la navegación española (Zaragoza, 1634), obra que lo puso en contacto con literatos de la época, entre ellos Tomás Tamayo de Vargas, Baltasar Gracián, Vicencio Juan de Lastanosa y Juan Francisco Andrés de Ustarroz. También preparó un diccionario náutico, un tratado de navegación y una metodología de demarcación que permanecieron inéditos.

El 26 de agosto de 1635, el virrey marqués de Cerralvo le concedió la licencia para colonizar y explorar los yacimientos perlíferos de California, pero debido a las reclamaciones de otros interesados, todos los permisos fueron cancelados en 1636.

Al regresar a España lo capturó el pirata holandés Pie de Palo, quien lo mantuvo como rehén en la isla de Curazao durante varios meses.

En 1638 peleó contra los franceses en la armada de Lope de Hoces, en Fuenterrabía, y 1640 fue nombrado capitán de la flota de Gerónimo Gómez de Sandoval, destinada a Nueva España. Al llegar a México solicitó de nuevo una licencia para la empresa californiana y el 8 de agosto de 1640 lo nombraron almirante de las Californias. Antes de poder ejercer este cargo lo llamron a España, donde en 1641 entró a servir en la armada de Nápoles, bajo el mando de Pedro de Orellana, y en 1642 en la del duque de Ciudad Real. Ese año fue nombrado caballero de la orden de Santiago, y en 1643 sirvió en al guerra de Cataluña, alistado en la flota del Marquéz de Villafranca.

En junio de 1643 partió de nuevo para América en el convoy de Francisco Díaz Pimienta; llegó a Veracruz en agosto de 1644 estableció un astillero en la desembocadura del río Santiago, el cual fue incendiado por sus enemigos.

Juan Jésus Posadas Ocampo

Nació en Salvatierra, Gto., el 10 de noviembre de 1926. Murió en la ciudad de Guadalajara en 1993. Estudió en el Seminario Conciliar de Morelia y fue ordenado sacerdote el 23 de septiembre de 1950. Fue vicario en Pátzcuaro, y profesor y vicerrector de aquella casa de estudios.

El 21 de marzo de 1970 fue preconizado segundo obispo de Tijuana, diócesis que reganteó hasta el 3 de enero de 1983, en que fue transladado a la de Cuernavaca, y en 1987 a la arquidiócesis de Guadalajara. En el seno de la Conferencia del Episcopado Mexicano ha sido presidente de la comisión episcopal para las Migraciones y el Turismo (1973-1979) y de la Doctrina de la Fe (desde 1979). Durante su episcopado en Tijuana publicó 12 cartas pastorales y múltiples circulares y exhortos, y organizó otros tantos encuentros sobre pastoral de turismo y migraciones.

Gaspar de Portolá

Nació en Balaguer, Cataluña, España, hacia 1717; murióen Lérida, España, el 10 de octubre de 1786. Alférez en 1734, teniente en 1743 y capitán en 1764, peleó en Italia y Portugal.

En 1764 pasó a Nueva España y en 1767 se le mandó a Baja California para expulsar a los jesuitas, conforme al decreto de Carlos III. En 1769 fue nombrado comandante de la expedición organizada por el visitador general de Nueva España, José de Gálvez, a la Alta California, para detener la expanción rusa en Alaska y contrarrestar la posesión de territorios por Inglaterra al oeste de Canadá. En abril de ese año partió de San Blas (Nayarit) rumbo a la bahía de San Diego, con los navíos San Carlos y San Antoinio, mientras por tierra marchaban dos contingentes desde Loreto. En el que mandaba Rivera y Moncada iba el padre Crespí, que escribió el Diario de la expedición; y en el de Portolá, el padre Serra. Legaron a San Diego el 29 de junio y fundaron allí la primera misión de Alta California. El 14 de julio emprendieron la marcha por tierra hasta el río Sabinas (1 de octubre), pasando por lo que hoy son Los Ángeles, Santa Mónica y Santa Lucía. En busca del puerto Monterey exploraron varias localidades al sur del actual Golden Gate y regresaron el 24 de enero de 1770.

Por su parte, Portolá siguió hacia el norte, llegó al actual condado de San Mateo y el 31 de octubre descubrió la bahía de San Francisco. Regresó a San Blas, dejó encargado del territorio descubierto a Pedro Fagés, y ya con el rango de teniente coronel de dragones salió para España. Regresó a América en 1777 como coronel y gobernador de Puebla, puesto que ocupó hasta 1785 cuando volvió a su país para servir en el regimiento de dragones de Numancia. El 7 de febrero de 1786 fue nombrado teniente del rey de la plaza y castillos de la ciudad de Lérida.

José de la Puente y Peña

Nació en Valle de Muriedas, Santander, españa, en 1660; murió en México en 1739. En 1697 ingresó a la orden militar de Santiago, y siendo maestre de campo de los reales ejércitos en Nueva España recibió el título de primer marqués de Villapuente, en 1704. En 1717 casó con su prima Gertrudis de la Peña, viuda de José de Rada, marqués de las Torres de Rada, cuyos hijos litigarían durante más de una década las herencias recibidas por la Compaña de Jesús.

Fue el mayor benefactor de las misiones californianas: en 1731 les había donado 185 805 pesos, y poco antes de su muerte, en 1739, la suma alcanzó 200 mil. El promedio de sus donativos era de 10 mil pesos por misión. También fue benefactor de misiones en China, Japón, África, India, Filipinas, Pimería Alta, Nayarit y Nuevo México.

Aportó lo necesario para la fundación de colegios en La Habana, Caracas, Santander, Manresa y Navarra, y fue el fundador del convento franciscano de San José, en Tacubaya, y de un orfanato en Macao.

Abelardo L. Rodriguez

Nació el 12 de Mayo de 1889 en Guaymas, Sonora.; murió el 13 de febrero de 1963 en La Jolla, Cal., EUA. Junto con sus padre, el comerciante Nicolás Rodríguez y Petra Luján, se traladó a Nogales y allí cursó la primaria en una escuela particular. Después sería autodidácta. Trabajó para ganarse la vida. En Durango se dedicó a diversos trabajos manuales.

En 1906 emigró a Estados Unidos, donde residió siete años, desempeñando modestos quehaceres. En 1913 regresó al país y se incorporó al Ejército Constitucionalista con el grado de teniente. Tomó parte en varias acciones de armas y ascendió a mayor. Con este grado militó a las órdenes del general Benjamín Hill en su avance desde Sonora a la ciudad de México ( 1914-1915 ), donde combatió a los zapatistas . En 1915 asistió a las batallas de Celaya, contra Francisco Villa. Ascendió a teniente coronel, se le encartgó pacificar a los indios Yaquis sublevados.

El 21 de mayo de 1920 se le impuso el águila de general brigadier. El 20 de julio de ese año se le nombró jefe de la columna expedicionaria destinada a ocupar el Distrito Norte de Baja California y sustituir al gobernador Esteban Cantú Jiménez. Embarcó las tropas a su mando en Manzanillo a bordo del cañonero Guerrero y de un barco mercante, pero aquél naufragó cuando apenas se disponía a zarpar.

Se trasladó entonces a Guaymas en embarcaciones más pequeñas llegó a la desembocadura del río Colorado, marcó por tierra a San Luis, en Sonora, y el 2 de noviembre de 1923 se hizo cargo del gobierno del Distrito Norte, por entrega que le hizó el general José Inocencio Lugo. En esta función (1923-1929) puso a flote las finanzas públicas y renunció al subsidio de 900 mil pesos que le otorgaba el Gobierno Federal; impulsó la educación; protegió la industria y la agricultura; fomentó la propiedad privada de la tierra; construyó caminos y canales de irrigación; impulso a los empleadores la obligación de utilizar mano de obra mexicana en un 50% por lo menos, pues los empresarios chinos establecidos en el Territorio fomentaban la inmigración asiática; hostilizó a éstos, prohibió la entrada a los orientales y aplicó el Artículo 33 constitucional a muchas personas de ese origen; fomentó el sindicalismo, inspirado en los trade unions, formó las juntas de Conciliación y estableció el salario mínimo para los braceros; dio impulso a la construcción de aviones y estimuló la carrera de aeronáutica.

Rodolfo Sánchez Taboada

Nació en el municipio de Acatzingo, Pue., en 1895; murió en la ciudad de México en 1955. Estudió en el Colegio de San José, en el Hospicio de Puebla y en el Colegio del Estado. A la muerte del presidente Madero, se incorporó al movimiento revolucionario bajo las órdenes del general Fortunato Maycotte. El 10 de noviembre de 1914 se inscribió en el Colegio Militar como subteniente aspirante a ingresar a Cuerpo Médico. Combatió el zapatismo en el estado de Morelos, incorporado a las fuerzas del coronel Jesús Guajardo. Por méritos en campaña fue ascendido hasta el grado de general de brigada (1 de noviembre de 1952).

Gobernó el Territorio Norte de Baja California del 1 de marzo de 1937 al 31 de julio de 1944. Inició las gestiones para nacionalizar el latifundio de la Colorado River Company. Del 1 de agosto de 1944 al 15 de octubre de 1945 estuvo a disposición de la Presidencia de la República. Volvió al servicio activo, pero el 30 de noviembre de 1946 fue electo presidente del Comité del Distrito Federal del Partido Revolucionario Institucional y 5 de diciembre siguiente, del Comité Ejecutivo Nacional, hasta el 4 de diciembre de 1952. Hacia el final de este periodo dirigió la campaña presidencial de Adolfo Ruiz Cortines. El 1 de diciembre de 1952, el Presidente de la República lo designó secretario de Marina, puesto que desempeñaba al morir, fue benefactor del Pentathlón Universitario y maestro de una generación de jóvenes revolucionarios.

Junípero Serra

Nació en la villa de Petra, Mallorca, España, en 1713; murió en San Carlos, Monterey, Cal., en 1784. Estudió latín en el convento de San Bernanrdino, en su lugar natal; pasó luego a Palma de Mallorca, donde cursó filosofía, y 1730 tomó el habito franciscano.

En 1732 se doctoró en teología en la Universidad Luliana. En 1749 se embarcó con destino a Veracruz y se trasladó a pie al convento de San Francisco de México. Fue destinado a las misiones de la sierra Gorda y nombrado presidente de la misión de Jalapan. Consumada la expulsión de los jesuitas (1767), el virrey marqués de Croix, de acuerdo con el visitador José de Gálvez, dispuso que los religiosos franciscanos se encargasen de atender las misiones de Baja California. El Colegio Apostólico de San Fernando de México designó para ese trabajo a 12 frailes, bajo la dirección de Junípero Serra; salieron de la capital del virreinato el 14 de julio de 1767.

En 1769 Serra fundó la misión de San Fernando en Velicatá, y la de San Diego en la Nueva California; en 1770, la de San Carlos; en 1771, las de San Antonio de Padua y San Gabriel; y en 1772, la de San Luis Obispo de Tolosa. En 1773 y 1774 estuvo en México planeando con el virrey Antonio María de Bucareli la extensión de sus actividades. En 1775 creó la misión de San Juan Capistrano; en 1776 supervisó la fundación de la de San Fransico de Asís; y fundó las de Santa Clara (1777) y San Buenaventura (1782). Sus religiosos participaron en las expediciones militares que fundaron San José y Los Ángeles.

El 9 de mayo de 1985, el papa Juan Pablo II lo nombró venerable, primer paso a la canonización; el segundo se dio el 25 de septiembre de 1988, con su solemne beatificación, por el mismo pontífice, en la basílica de San Pedro en Roma. Su biografía fue escrita por su sucesor, Francisco Palóu: Relación histórica de la vida y apostólicas tareas del venerable padre fray Junípero Serra (1787).

Carlos Trejo Lerdo de Tejada

Nació en 1879; murió hacia 1945. Abogado, fue diputado federal, ministro plenipotenciario en Argentina, Chile y Cuba; subsecretario de Educación Pública en el gabinete de presidente Ortiz Rubio y gobernador de Distrito y del Territorio Norte de Baja California (27 de diciembre de 1903 al 7 de noviembre de 1931).

Es autor de numerosos trabajos, entre los que destacan: Nuestra verdadera situación política y el partido Democrático(1910), obra en la que alaba la política del entonces presidente Díaz; Derecho administrativo mexicano. Su formación y desarrollo de 1810 a 1910 (1911); La Revolución y el nacionalismo. Todo para todos (la Habana, 1916); Norte contra Sur. Obregón-Calles-Ortiz Rubio. Ensayo de sociología política mexinaca (1931);La educación socialista (1935) y Sin rumbo y sin alma. Maquinismo suicida (1937).

Felipa Velázquez viuda de Arellano

Nació en el estado de Sinaloa el 1 de mayo de 1882; murió en Mazatlán, de la misma entidad, el 27 de noviembre de 1949.

En 1924 llegó al Valle de Mexicali y en 1929 promovió la lucha para recuperar las tierras que estaban en poder de la Colorado River Land Co. En 1930 participó en la fundación del comité ejecutivo agrario, al amparo de la Ley de 6 de enero de 1915. El 20 de mayo de 1930 fue detenida junto con otros dirigentes y enviada presa a las islas Marías, por órdenes del general José María Tapia, entonces gobernador del Distrito Norte. Tres meses después recuperó la libertad.

En 1937 el presidente Lázaro Cárdenas revocó la concesión otorgada a la empresa norteamericana y entregó la tierra a los campesinos.

El 27 de enero de 1984, los restos de doña Felipa fueron trasladados a Mexicali, y sepultados en el ejido Islas Agrarias B.

 

Fuente: Archivo Histórico de Baja California
Publicación: Subsecretaría de Innovación y Modernización de la SPF

   
arriba Arriba